Inmunodeficiencia felina

Está causada por el retrovirus FIV. Éste destruye poco a poco a los linfocitos T, (que son los responsables de la inmunidad), del gato infectado, disminuyendo de manera importante la capacidad de responder a otras enfermedades. La enfermedad puede estar latente en el organismo durante años, sin signos clínicos o desencadenarse del todo.

Al estar el sistema inmunitario deprimido, el animal esta expuesto a infecciones continúas y crónicas, sin que su organismo reaccione, esto puede llevar a la muerte del gato.

La inmunodeficiencia felina esta equiparada con el SIDA humano, ya que los signos que presentan son muy similares a los síntomas de esta enfermedad en humanos.

Transmisión:

La principal causa de contagio es por un mordisco, acto abundante en las peleas territoriales entre machos, por ello los machos son los mas afectados. Otras causas de transmisión son, la saliva y tras el coito con machos infectados.

Síntomas:

Mal estado general, pérdida de peso, anemia, fiebre, tumores en los ganglios linfáticos, afecciones del sistema nervioso.

Diagnóstico:

Esta enfermedad puede pasar inadvertida si no hay signos clinicos, pero si notas que el gato tiene infecciones recurrentes acude al veterinario. Las pruebas se realizan a través de una muestra de sangre, especifica, llamada ELISA.

Tratamiento:

Actualmente no hay cura, existen terapias mantener la calidad de vida y alargarla, pero tarde o temprano acaba con la vida del gato.