Peritonitis infecciosa felina (PIF)

La causa de esta enfermedad es un coronavirus, el VPIF.
Se trata de una infección gastrointestinal que trae como consecuencia una peritonitis.

Transmisión:

El virus se encuentra en la saliva, el moco, las heces y la orina del gato infectado, y se transmite cuando un gato sano lo inhala o lo ingiere.

La PIF reviste varias formas:

Formas húmedas, se caracterizan por encharcamientos peritoneales (ascitis: el abdomen se llena de líquido) y pleurales (alrededor de los pulmones)

Forma seca, provocan síntomas que dependen de órgano afectado, insuficiencia renal, hepática o pancreática, puede afectar también al ojo, que se pone blancuzco y provoca trastornos nerviosos.

Formas mixtas

En las hembras gestantes provoca abortos y reabsorción embrionaria. Si llega a parir los cachorros tendrán malformaciones y serán muy débiles sin casi oportunidades de sobrevivir.
Provoca también infertilidad en ambos sexos.

Tratamiento:

No existe cura conocida.